Murales

Guayasamín realizó varios murales tanto en Ecuador como en el exterior, países como  Francia, España, Brasil, Venezuela, siendo el pintor ecuatoriano más prolífico en este género de arte. La pintura mural siempre llamo la atención del artista, de tal manera que su primer mural  “Historia del Ecuador” data del año 1938, cuando todavía era alumno de la Escuela de Bellas Artes de Quito.

En sus primeras épocas, el sueño del Maestro fue poder trabajar junto a quien consideraba uno de los mejores muralistas mexicanos, José Clemente Orozco. A pesar de que era un hombre huraño, este acepta a Guayasamín como colaborador para trabajar en el Mural “Apocalipsis” de la antigua Iglesia de Jesús de Nazareno de la ciudad de México y  comparte con él sus técnicas de pintura al fresco.

Luego Guayasamín elaboraría sus murales en distintas técnicas: fresco, oleo, mosaicos de cristal de Venecia… pero su material de primer orden fue el acrílico.

Por otro lado, esta influencia en sus primeros años de pintura profesional lo acostumbraría a realizar obras de gran tamaño, lo cual se vería reflejado a lo largo de su vida artística. En la Casa-Museo Guayasamín se puede visitar el taller donde trabajó los últimos años de su vida, donde se visualiza el gran tamaño de las instalaciones necesitadas, así como del tamaño de sus pinceles y paletas.

Los murales de Guayasamín suelen tener otra característica particular: movimiento... y presencia de frases, porque, en sus palabras, “un mural siempre tiene que contar algo…y si pudiera ponerle música a un mural, lo haría.

Diseño web y desarrollo por: www.contacto.com